Notas generales sobre el mundo árabe y la resistencia

NOTAS GENERALES

Primero: Determinantes de la posición sobre lo que está sucediendo en el mundo árabe y los actores involucrados e intervinientes:

Desde la campaña colonial contra Palestina, las fuerzas árabes coloniales y reaccionarias no han escatimado esfuerzos para separar a sus pueblos de Palestina, con el fin de cumplir el objetivo mayor de reforzar el control colonial sobre Palestina y la región, el primero de los cuales fue facilitar la colonización de Palestina y empoderar a los sionistas en ella, y luego tuvo como objetivo proteger a la entidad sionista y debilitar la acción árabe oficial y popular, llegando a los acuerdos de «paz», comenzando por Camp David, la vía Madrid-Oslo, Wadi Araba y otros, cuyo objetivo se centra en legitimar y normalizar la existencia colonial. El proyecto también pretende establecer una contradicción imaginaria entre los intereses y derechos de los pueblos árabes por un lado y sus obligaciones hacia Palestina por otro durante lo que Estados Unidos de América llamó “el caos creativo”, y recientemente llegó al punto de afirmar que la salvación de los pueblos árabes de la pobreza, la opresión y el atraso depende de su repudio a Palestina y su compromiso en la normalización con la entidad sionista.

Estas campañas distorsionaron la conciencia nacional árabe, y no solo apuntaron a la relación con Palestina o su posición, sino más bien al concepto de nación, nacionalismo y unidad árabe incluso en su forma más simple, la relación con los sistemas gobernantes en los países árabes, la relación con los países coloniales, incluida la entidad sionista, y la relación con los movimientos y partidos de liberación nacional y global. En consecuencia, los reclamos de defensa de los derechos humanos y de las minorías, las libertades y los valores democráticos, la lucha contra la corrupción y otros se han utilizado al servicio de reforzar el control colonial occidental sobre la región a fin de proteger y legitimar a la entidad sionista e imponer la normalización con ella. Esto ha llevado a una confusión de la posición con respecto a los levantamientos, disputas y conflictos en el mundo árabe. Esta confusión se ha dirigido de tal manera que en ocasiones ha llevado a la adopción de posiciones que son en esencia inconsistentes con el pensamiento nacionalista y libertario, en ocasiones empujando a algunos países, partidos e individuos a apoyar a las fuerzas criminales, como en los casos de apoyo a grupos takfiri simplemente porque están combatiendo al «régimen», o el apoyo a agresiones externas, como en el caso de Libia, por ejemplo, y a convocar ataques externos, como en el caso de Irak y Siria, o a ignorar la agresión de Estados contra pueblos árabes por manos árabes, como en el caso de Yemen. Por lo tanto, se vuelve legítimo, e incluso obligatorio, indagar sobre los determinantes de la situación a partir de lo que está sucediendo en la región árabe, y de los actores, ya sean actores originales o actores por poder, ya sean estados o grupos.

Segundo: Cómo entendemos el campo de resistencia en la región:

Al hablar de «un campo árabe de resistencia» no se niegan ni eliminan las particularidades y la diversidad de cada movimiento de resistencia nacional a nivel local, ni los confisca o disuelve en la medida en que los incluye en su marco árabe, sino que parte de él como un modelo alternativo, realista, revolucionario y democrático que se ofrece a la nación y garantiza el surgimiento del poder latente en ella: el nacionalista, el izquierdista, el islamista y el liberal, con todas sus intersecciones, en un proyecto progresista y esclarecedor que dé a las clases populares árabes la esperanza de un mundo alternativo por el que vale la pena sacrificarse.

Este proyecto revolucionario árabe no se logra con una conferencia en Beirut, una reunión en Teherán o Damasco, o un festival en Gaza, y una declaración final: ¡Que Dios nos libre de todo mal!

Más bien, se logrará iniciando un diálogo estratégico honesto y quizás doloroso en algunos aspectos. Va acompañado de un programa de acción para su implementación en el que participan la lucha de base por las fuerzas de resistencia y las masas de intelectuales e innovadores árabes, y está liderado por un ejército de vanguardia que traduce las palabras en acciones en el camino hacia la derrota del Imperialismo y la liberación de Palestina.

Lo que se requiere hoy del campo de la Resistencia Árabe, independientemente de sus tendencias populares, colores y escuelas intelectuales y políticas, es iniciar un diálogo estratégico abierto que vaya más allá de lo tradicional, lo cotidiano y lo táctico para definir una visión de lucha árabe común que allane el camino hacia un modelo superior en el enfrentamiento de las fuerzas del colonialismo y la entidad sionista y sus acólitos en la zona y la región, una visión integrada que forme un terreno sólido, común y vinculante para todas las partes, fuerzas, corrientes y personalidades que participan en este diálogo deseado y necesario. Una visión sujeta a desarrollo y mayor comprensión y profundidad a medida que la experiencia se acumula en los campos del conflicto y la realidad. Lo que queremos del campo de la resistencia es que sea una vanguardia avanzada frente a las fuerzas imperialistas, sionistas y reaccionarias, y esta es la condición real para establecer el proyecto del renacimiento árabe.

La acelerada evolución política y sobre el terreno en los frentes de Palestina, Líbano, Irak, Siria y Yemen, las calamidades y derrotas que tuvieron lugar y la firmeza y victorias logradas en los últimos años frente al «campo del ISIS» están impulsando el nacimiento del Frente Unido de Resistencia Árabe como la única salvación colectiva, y la promoción de la acción nacional popular, que incluye los medios políticos, financieros, públicos, militares y sociales, y adopta la «solución histórica» ​​al conflicto árabe-sionista, representada en el desmantelamiento y eliminación de la entidad colonial sionista y su liquidación.

La liberación de Palestina es la condición necesaria para liberar la voluntad de la nación, liberar la gran patria árabe, expulsar a los invasores, derrotar al colonialismo y la ocupación, y es la condición necesaria para cambiar la zona y la región, y lograr un renacimiento árabe que garantice a la nación una vez más una renovada entrada en la construcción de la historia y ponerse al día con la Edad Contemporánea.

El campo de la resistencia árabe, que lucha hoy frente al imperialismo, el sionismo y los regímenes reaccionarios, teóricamente abraza a las fuerzas populares y llama a la nación a unirse, rechazar las disputas y las guerras y superar los conflictos doctrinales y sectarios, pero sufre de todos estos fenómenos y enfermedades. Tiene la responsabilidad histórica de traducir consignas en programas de trabajo interno, y constituye una alternativa histórica al sistema oficial existente. Hay que reconocer que este campo aún carece de una visión estratégica, tanto política como organizativa.

¿Es que no tienen derecho las vanguardias y las fuerzas de la nación árabe a buscar un frente de liberación que restaure la esencia del movimiento de liberación árabe para lograr la independencia nacional, la soberanía nacional, y ejercer el derecho a la autodeterminación? Repetimos día y noche que estamos en la misma batalla, que nuestro enemigo es común, entonces  ¿dónde están nuestras herramientas y nuestra visión comunes para combatirlo?

La experiencia histórica que los pueblos de la nación vivieron y entendieron más que sus partidos confirma que el sistema árabe oficial se está desintegrando y colapsando. Los «países árabes» han fracasado en lograr la iluminación y el desarrollo del mismo modo que han fracasado en el frente de la justicia social y la democracia, y este (antiguo) régimen se ha ido derrumbando y retrocediendo frente al progreso de la (nueva) entidad sionista, y la nación a manos de la Liga Árabe solo ha conocido la derrota en todos los «enfrentamientos». Y las «guerras» que «libró» durante los años del conflicto árabe-sionista durante al menos ocho décadas, a pesar de la excepción incompleta en la Guerra de Octubre de 1973, y veremos sus resultados más adelante.

Por otro lado, el mismo hecho histórico confirma el éxito y el progreso de las fuerzas de resistencia popular y armada en firmeza, frenando a la entidad sionista y desbaratando grandes proyectos hostiles. La complementariedad del papel entre las bases y fuerzas de la resistencia popular por un lado y la voluntad de los ejércitos nacionales que liberan su decisión asegurará el logro de la constancia y la victoria, desde la batalla de la «Dignidad» en marzo de 1968 en Jordania, pasando por las victorias de la resistencia libanesa en más de una estación, hasta la derrota del ISIS y sus semejantes, y el fracaso del proyecto de los regímenes retrógrados petroleros que participaron como mercenarios en la implementación del esquema colonial y en la destrucción de Libia, Irak, Siria, Yemen y otros.

La cuestión central en la que se basa el supuesto diálogo estratégico es la búsqueda del campo de la resistencia árabe capaz de enfrentar el colonialismo extranjero y el enemigo sionista por un lado, y de la convivencia, la vecindad y el diálogo en el marco de un proyecto de liberación árabe por el otro.

Más precisamente: buscar el campo popular árabe alternativo que preserve el pluralismo político, intelectual y religioso y que anuncie a la nación el renacimiento árabe sobre las ruinas de un régimen árabe corrupto y dependiente que vino de fuera de la legitimidad popular, revolucionaria y constitucional, cuya esencia es la división del mundo árabe desde los acuerdos Sykes-Picot hasta los «tratados de paz» ¡que no es más que un nombre suplementario para las sucesivas derrotas oficiales árabes desde Camp David hasta Wadi Araba y Oslo, hasta los proyectos de normalización y otras manifestaciones de derrota!

El campo de la resistencia, cuya identidad es árabe y cuyo objetivo es liberar Palestina, debe ir más allá de los límites de la «solidaridad» con el pueblo palestino para considerar a Palestina como su causa central de palabra y de hecho. Esto significa pasar del ámbito del «apoyo» y la «atribución» al ámbito de la participación e iniciativa reales.

Decenas de miles de jóvenes árabes engañados y apartados salieron a pelear en la batalla equivocada, hoy la juventud árabe debe ser convocada nuevamente para pelear en el campo correcto y liderar todo este proyecto de liberación. Esta es la responsabilidad de las fuerzas de resistencia, ante todo, renovar sus estructuras y empoderar sus bases con conciencia, dirección, armas y la meta que señala a Jerusalén.

Los determinantes son:

1- La necesidad de preservar la integridad territorial de los estados / regiones árabes y la unidad de sus pueblos. Y nuestro lema aquí es no dividir lo fragmentado.

2- Los pueblos árabes tienen derecho a decidir su propio destino con total libertad y sin injerencias externas, en el marco de preservar la unidad del tejido nacional interno, independientemente de la religión, idioma y raza. El derecho a la autodeterminación está garantizado por ambas partes: el derecho de los pueblos a la independencia y la construcción de su sistema político democrático soberano, junto con su derecho a controlar y utilizar sus bienes y recursos económicos sin hegemonía externa. Nuestro lema aquí es: el derecho a la autodeterminación en el marco del estado de ciudadanía que garantiza los derechos de todos los ciudadanos sin excepción.

3- Rechazar y condenar la injerencia extranjera directa e indirecta, la dominación colonial y/o los ataques a cualquier país árabe. Nuestro lema aquí: No a la dominación colonial.

4- Los pueblos árabes tienen derecho a luchar y rebelarse contra regímenes tiránicos reaccionarios para ganar su libertad y derechos naturales, lograr la democracia y el pluralismo, eliminar la corrupción y lograr el desarrollo. Nuestro lema aquí es: El derecho a la revolución es un derecho sagrado para todos los pueblos.

5- Las minorías raciales, religiosas y étnicas en el mundo árabe tienen derecho a obtener plenas libertades, igualdad y no discriminación contra ellas en el marco de un estado que garantice los derechos de todas las y los ciudadanos.

6- La limitación de las libertades públicas, la privación y la restricción de los derechos humanos y la limitación de la ciudadanía y participación política sin discriminación en los países árabes es incompatible con el objetivo de liberar Palestina y viceversa, ya que más libertades y derechos contribuyen a acortar la vida del colonialismo sionista. Nuestro lema aquí es: La liberación solo la pueden lograr las personas libres.

7 – El criterio y valoración de cualquier movimiento de liberación o revolución popular o la posición de cualquier gobierno y estado depende de su posición sobre los derechos plenos e intactos del pueblo palestino y su apoyo real e incondicional a su lucha contra la entidad sionista. Y nuestro lema aquí: la unidad de las personas libres frente al colonialismo.

Aquí, afirmamos nuestra posición y apoyo a todos los movimientos de resistencia en la región, incluidos los Estados y partidos en Yemen, Palestina, Siria, Irak y Líbano, y afirmamos nuestra posición junto a ellos en su continuo enfrentamiento contra el proyecto de hegemonía imperialista sobre la región, y nuestro lema organizativo aquí es: Lo que se toma por la fuerza solo puede recuperarse por la fuerza.

8- La necesidad de armonizar las alianzas del movimiento de liberación con los principios, objetivos, método y medios de liberación. Nuestro lema aquí es: Liberación, no el reemplazo de una tiranía por otra tiranía.

A partir de estos principios y determinantes, es posible evaluar la situación de los conflictos en la región y las partes intervinientes, independientemente de sus diferencias. En consecuencia, no es posible calificar como libertarias a las fuerzas terroristas apoyadas por el Occidente colonial y los reinos y emiratos del Golfo Arábigo, que aprovecharon  el momento de los pueblos que se levantan contra gobiernos tiránicos para obtener sus derechos legítimos, para trabajar en la destrucción de los países árabes y agotar sus capacidades. Reconocer la legitimidad del derecho a la revolución contra la tiranía de los gobiernos, la no democracia, la corrupción, la injusticia y la pobreza, no debe hacer olvidar el deber de preservar la unidad de la tierra y el pueblo, ni depender de las fuerzas del Colonialismo y reaccionarias, ni legalizar la normalización y ceder Palestina al sionismo.

¿Por qué necesitamos tanto ahora destacar estos determinantes?

La reafirmación de estos determinantes constituye la base para evaluar la relación de lo que ocurre en la región con el proyecto de reproducción de la dominación colonial, un proyecto cuyos dueños no esconden sus motivos y objetivos. La inestabilidad limita a los árabes a recurrir a más derechos y libertades. El agotamiento de las capacidades y los recursos impide lograr una mayor independencia nacional, autosuficiencia y desarrollo nacional y, por lo tanto, lleva a una dependencia y hegemonía duraderas, y más división y fragmentación. Sembrar luchas sectarias y dogmáticas significa más debilidad árabe y, lo que es más importante, justifica el proyecto del estado judío incluso a los ojos del «Occidente democrático» a pesar de todo su racismo e incompatibilidad con los valores de la propia democracia occidental. Por lo tanto, perpetuar el incendio y el agotamiento de la región de esta manera, y el rediseño relacionado de la región, empleando su diversidad para perpetuar la fragmentación, dividir lo ya fragmentado, y afianzar la inestabilidad, anula las oportunidades para el avance y el desarrollo, sin mencionar la liberación en sus aspectos nacionales y sociales.

Contáctenos llenando el siguiente formulario

Compartir
Twittear
WhatsApp
Telegram
Compartir
Email
Print
Buffer