La lucha por la liberación no se da con la legitimación de la autoridad de Oslo ni el colonialismo.

                                                

El Comité Preparatorio de la «Conferencia de la Ruta Alternativa Palestina» llama a boicotear las elecciones coloniales sionistas y las de la autoridad de Oslo

 

El Comité Preparatorio de la Conferencia de la «Ruta Alternativa Palestina » exhortó a las masas de nuestro pueblo en la Palestina colonizada a rechazar y boicotear las llamadas «elecciones presidenciales y legislativas» convocadas por la Autoridad de Oslo para un autogobierno débil, y al mismo tiempo pidió a nuestro pueblo en los territorios palestinos ocupados desde 1948 que boicotearan las elecciones al parlamento enemigo. La Knesset ”.

En un documento de posicionamiento, el comité afirmó que la democracia bajo las yugo del colonialismo, como en el caso de la Autoridad Palestina, no es más que una gran mentira y una manera de legitimación del desastroso proyecto de Oslo, y que lo que algunos llaman «la lucha parlamentaria a través de la participación en la Knesset» no es más que una legitimación del colonialismo, así como un encubrimiento del sistema colonial de asentamientos y el enfoque de sometimiento, opresión y racismo.

El comité agregó que nuestro pueblo en todos los lugares de su presencia es consciente de que estos dirigentes han producido la fragmentación, a parte  del desplazamiento, la diáspora y la fragmentación que impone el colonizador, y que la realización de elecciones bajo el dominio de los colonialistas solo resultará en una mayor fragmentación, sumisión y desviación de la línea liberadora, considerando que la deriva detrás de la clase política aliada con Los mediadores económicos del colonialismo y sus agentes de seguridad ya no son aceptables, ni patrióticos en el sentido estratégico, ni en el sentido inmediato de conciliación.

Y consideró que el propósito de las elecciones a la Autoridad de Oslo es apoderarse de la legitimidad nacional a través de más piratería, ganando tiempo y engañando para reproducir el proyecto de normalización y liquidación según el proyecto de la ruta  Madrid-Oslo, destacando que presentar las elecciones de esta clase política como la entrada a la unidad nacional no es más que una mentira engañosa que  pretende implicar una vez más a nuestro pueblo para  permitir el sistema de cuotas y renovar la lealtad y las promesas a los líderes de la derrota y la rendición.

Y insistió que el supuesto consenso no es más que un acuerdo para presentar méritos ante  el nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, para volver al absurdo camino de Oslo ante la mirada de todas las fuerzas y facciones, enviando un mensaje a estos líderes de que la unidad nacional no puede conseguirse excluyendo a más de la mitad de nuestro pueblo, y  ni se logra por con la exclusividad en la toma  de  decisión nacional, o compartiendo las ganancias y privilegios de Oslo otorgados a los derrotados; La unidad nacional está en los campos del trabajo, la lucha y el enfrentamiento con los invasores.

Y aclaró  que unas  elecciones llevadas a cabo bajo el abrigo del colonialismo y en el marco de los acuerdos de Oslo y lo que atrajo de  devastación y derrotas, inevitablemente darán como resultado dirigentes y programas cuyo techo es el consentimiento de los colonialistas y los países del Occidente colonial, señalando que la experiencia palestina es testigo de ello.

Agregó que las elecciones controladas por los políticos subyugados a los acuerdos  de Oslo y  sus vínculos, alianzas regionales e internacionales, que se oponen inherentemente al Movimiento de Liberación Popular, ciertamente no producirán un programa de liberación y, por lo tanto, no beneficiarán a nuestro pueblo, que lo que más necesita es una estrategia nacional que restablezca su estatus y dignidad y eleve los valores de liberación y voluntad de sacrificio.

Por otro lado, el Comité Preparatorio consideró que la participación en el parlamento del ocupante colonial sionista, aunque tuviera como objetivo la oposición, no es más que una contribución a la perpetuación del sistema colonial, y a absolver a la entidad de sus crímenes como mínimo, y desde un punto de vista de principios y estratégico, la participación en las elecciones parlamentarias sionistas  legitima el colonialismo, da respaldo a su reivindicación de  democracia y respeto por los derechos humanos, además desafia  al discurso nacional y de derechos humanos que pide la resistencia al colonialismo sionista racista, y es un reconocimiento de la legitimidad de una entidad que solo reconoce el derecho a la autodeterminación sobre toda Palestina con sus fronteras históricas a los colonialistas , sin mencionar sus crímenes y violaciones en curso y en constante escalada contra nuestra gente.

El comité concluyó afirmando que la lucha de liberación no puede ser  legitimando Oslo ni legitimando al colonizador, sino organizándose y trabajando con la gente y adoptando formas de lucha efectivas y revolucionarias para lograr la liberación y el retorno para  construir un estado democrático en Palestina, llamando a todas las facciones de la resistencia palestina a no reproducir el círculo del fracaso una vez más y dejar de  correr tras ilusiones, espejismos y absurdos; Haciendo hincapié en que la salida de la crisis interna no sería a través de las llamadas elecciones, la prioridad es desarrollar una estrategia nacional que restituya la causa a su presencia y a nuestro pueblo su dignidad, su derecho al retorno y la autodeterminación. Eso requiere la construcción de un frente nacional palestino unificado en todos los campos y plazas, y la construcción de instituciones nacionales efectivas lejos del camino Madrid-Oslo o participando en las instituciones políticas del enemigo y los pilares de su sistema colonial sionista.

 

Para ver la posición completa, haga clic en el siguiente enlace

Compartir
Twittear
WhatsApp
Telegram
Vibe
Compartir
Email
Print