El camarada Eyad Abu al-Ola, miembro del Comité de Seguimiento del Movimiento de la Ruta  Alternativa Revolucionaria Palestina (Masar Badil), dijo que la embajada de la Autoridad Palestina en Suecia está “interfiriendo descaradamente en los asuntos de los organizaciones populares palestinos y estableciendo asociaciones ficticias afiliados a ellos para servir a los intereses de la Autoridad y el llamado Ministerio de Relaciones Exteriores y Expatriados en Ramallah”.

Abu al-Ola dijo que “estas asociaciones ficticias no existen sobre el terreno en realidad. No brindan ningún servicio a nuestro pueblo palestino, no defienden sus derechos humanos y nacionales, y no se enfrentan al movimiento sionista y sus organizaciones en Europa. No participan en el movimiento de boicot. En realidad, son solo nombres vacíos que constituyen una pesada carga sobre nuestros hombros”, señalando de la inacción y el silencio de las embajadas palestina y árabe sobre los crímenes diarios que tienen lugar contra nuestro pueblo en Jerusalén, Al Naqab y Gaza, y contra los prisioneros palestinos en las prisiones y centros de detención del enemigo sionista.

Abu al-Ola dijo que estos eventos recientes en Suecia reflejan “el estado de fracaso y degeneración que han alcanzado las instituciones ilusorias patrocinadas por las embajadas de la Autoridad Palestina. Se realizó una reunión formal por Zoom, que fue supervisada por la embajadora de la Autoridad Palestina en Suecia, Rola Jamal Muhaisen, quien pretende esbozar y definir para nosotros el programa político de las comunidades palestinas en la diáspora. Nuestro pueblo ha pagado un alto precio por la corrupción en las embajadas y por la política de monopolización del poder y exclusión en la OLP. La mayoría del pueblo palestino rechaza a todos los que representan este enfoque de destrucción de nuestra causa”.

Abu al-Ola dijo también, que los gobiernos y las embajadas en general “no deberían interferir en los asuntos de los sindicatos, las instituciones comunitarias, los partidos políticos, las asociaciones estudiantiles y civiles, que tienen derecho a exigir responsabilidades a los responsables de la toma de decisiones y no al revés y agregó: “Es una farsa que este supuesto gobierno supervise las elecciones sindicales y políticas. La Autoridad Palestina de Oslo está subyugada a la ocupación, por lo que no puede ser una referencia confiable y legítima para las instituciones, sindicatos y federaciones palestinas, ya sea dentro de la patria ocupada o en la diáspora”.

Abu al-Ola rechazó además los esfuerzos por desviar la lucha y la causa de los refugiados palestinos al referirse en cambio a «expatriados» e «inmigrantes», especialmente porque esto facilita que la Autoridad controle nuestros asuntos, decisiones y confisque nuestra voz. En cambio, pidió una respuesta firme a “todos los intentos de socavar el derecho al retorno y eludir los derechos de los refugiados palestinos”.

Al mismo tiempo, Abu al-Ola hizo un llamado a los sindicatos, organizaciones e instituciones populares palestinas en Suecia y Europa a unirse y cooperar para enfrentar el proyecto de liquidación y todos los intentos de socavar nuestros derechos y tomar una posición clara contra la Ruta de Oslo y las prácticas del “ autogobierno” AP contra la resistencia palestina.

Sobre el papel de las embajadas de la Autoridad Palestina en el extranjero, que son parte de la OLP y consideradas, a su vez, por la comunidad internacional como el “único representante legítimo del pueblo palestino”, Abu al-Ola dijo: “No es importante lo que Washington, Londres, Tel Aviv y otros digan, lo importante es lo que dice nuestro pueblo palestino. Consideramos que el movimiento de presos y las fuerzas armadas de la resistencia palestina son los partidos que hoy defienden los derechos de nuestro pueblo. Llamamos a todas las fuerzas nacionales a construir un frente unido para la liberación y el retorno. Nuestra posición en Masar Badil es clara. Estamos tratando con el liderazgo de la OLP como una autoridad temporal de facto, no como un destino eterno para nuestro pueblo. Su destino inevitable es el colapso y el fracaso frente al movimiento de nuestro pueblo”.

 

Compartir
Twittear
WhatsApp
Telegram
Compartir
Email
Print
Buffer