Eyad Abu Al-Ola, miembro del Comité Preparatorio General de la Conferencia de la Ruta Alternativa Palestina (Masar Badil), dijo: “El ataque a los refugiados palestinos por parte de los matones y el personal de seguridad de la embajada de la Autoridad Palestina en el Líbano y los insultos infligidos a quienes salieron a exigir soluciones urgentes a sus condiciones de vida y estatus legal en Beirut, especialmente a nuestro pueblo desplazado de Siria, es un crimen político, una bajeza  moral y una llamativa falta de respeto que expone a la burocracia de la Autoridad Palestina así como el silencio y la complicidad de algunas facciones palestinas «.

En una entrevista con el sitio web Masar Badil, Abu Al-Ola dijo que los hechos ocurridos en Beirut demuestran que “las figuras monopolistas y dominantes de la Organización de Liberación de Palestina (OLP) claramente se han desentendido de sus responsabilidades. La cuestión principal son los derechos del pueblo palestino, su sufrimiento y sus preocupaciones, y su derecho a manifestarse y exigir sus derechos legítimos para una vida digna. Estos son derechos que deben ser protegidos por la OLP, «el único representante legítimo del pueblo palestino», y son clara y directamente su responsabilidad nacional, política y moral”.

Abu Al-Ola consideró que el atentado a los derechos y la dignidad de nuestro pueblo palestino frente a la embajada de la Autoridad Palestina en Beirut, independientemente de los motivos, detalles y justificaciones que algunos puedan intentar divulgar, es un delito que no debe permitirse, pasar sin una responsabilidad real y sin una revisión seria. Abu Al-Ola ha recalcado también que  “Los derechos del pueblo palestino no se prescriben ni el paso del tiempo los empujará al olvido. Todos los que cometieron crímenes contra nuestro pueblo deben rendir cuentas, especialmente las fuerzas sionistas y sus agentes”.

Las asociaciones y organizaciones palestinas que representan las demandas de los refugiados palestinos desplazados al Líbano desde Siria habían organizado una manifestación pública en la que participaron cientos de palestinos, frente a la embajada de la Autoridad Palestina en Beirut, donde se produjeron ataques físicos y verbales a los participantes por parte de personal de seguridad y empleados de la embajada de la Autoridad Palestina, que  fueron documentadas.

Abu Al-Ola señaló que lo que sucedió en Beirut frente a la embajada es el mismo comportamiento que sucede  en Ramallah a manos de la Autoridad Palestina rendida, que carece de legitimidad nacional, que participa en la cooperación de seguridad con el ocupante sionista, que ataca a familiares de los prisioneros y viola la dignidad y los derechos del pueblo palestino por el mero hecho de intentar recordarles sus responsabilidades.

Abu Al-Ola advirtió además contra los intentos de algunos que tratan de mezclar, intoxicar y confundir, e hizo hincapié en que hay partes palestinas, árabes e internacionales sospechosas que trabajan para explotar las condiciones de los refugiados palestinos dentro y fuera de Palestina bajo el disfraz de ayuda humanitaria, como ha sido el caso desde 1948. Estas partes están expuestas ante el pueblo palestino, que sabe que el mayor peligro y amenaza para los refugiados palestinos y el pueblo palestino en general es el proyecto para liquidar el movimiento de liberación nacional, la causa palestina y el derecho al retorno. Parte de este proyecto de liquidación implica la confiscación de la voz y los derechos humanos y civiles de los refugiados, incluida la confiscación de su derecho a la participación política. Hoy, el enfrentamiento que se requiere, exige una movilización popular palestina en la que los palestinos en el exilio y la diáspora recuperen y reclamen su responsabilidad de apoyar y fortalecer la firmeza de nuestro pueblo en los campos de refugiados, hacia la liberación y el retorno.

Compartir
Twittear
WhatsApp
Telegram
Compartir
Email
Print
Buffer