Una declaración emitida por el movimiento de la Ruta Alternativa Revolucionaria Palestina.

Recibir al presidente de la entidad sionista es un ataque a las luchas de los pueblos palestino y turco

Instamos a todos los amigos de Palestina en Turquía a enfrentarse a la política oficial del Estado turco y a boicotear la entidad colonial sionista

El Movimiento Ruta Revolucionaria Alternativa Palestina saluda a las masas de los pueblos palestino y turco, y a todas las fuerzas de lucha que anunciaron su rechazo a la recepción por parte del Estado turco a Isaac Herzog, presidente de la entidad sionista, y a la relación turca con el proyecto colonialista en general. Esta relación se ha construido desde 1949 con el objetivo de servir a los proyectos del imperialismo, el sionismo y de las fuerzas reaccionarias en la región. Nuestro movimiento también alza la voz del junto con las fuerzas revolucionarias y comprometidas de Palestina y Turquía además de las voces honestas que anunciaron su rechazo a la normalización y su clara condena a la recepción de Herzog en Ankara.

Este paso no hace más que confirmar, en este momento concreto, la naturaleza del papel reaccionario que desempeña el régimen turco, miembro de la OTAN, socio y agente de Estados Unidos y del proyecto colonial sionista. El llamado «restablecimiento de las relaciones turco-israelíes» no refleja la realidad. Las relaciones turco-israelíes no se caracterizaron de hecho por la falta de armonía y el conflicto, como se ha promovido en los relatos de los medios de comunicación durante la última década, a pesar de la disminución del nivel de relaciones públicas amistosas entre las partes tras la masacre del Mavi Marmara en 2010. De hecho, las relaciones políticas, militares, económicas y de seguridad se han mantenido estables y han seguido ampliándose constantemente bajo los auspicios de Estados Unidos, una realidad que se confirma en la serie de acuerdos bilaterales en curso entre ambas partes y en la naturaleza de su cooperación estratégica en diversos ámbitos.

En la actualidad, el desarrollo y el fortalecimiento de esta relación se producen a la luz de la aceleración de las transformaciones regionales y mundiales que se reflejan en la crisis de Ucrania. Esto también se produce en el marco de la asociación entre Ankara y Tel Aviv, bajo el patrocinio de Washington, DC, para servir a la estrategia estadounidense y a los proyectos de la OTAN. Su objetivo es alimentar un conflicto mundial y movilizar todas las fuerzas contra Rusia, China y los pueblos empobrecidos del Sur para obtener beneficios y ventajas en Washington y Tel Aviv, a costa de los derechos del pueblo árabe, especialmente los derechos nacionales del pueblo palestino, mediante el robo de sus riquezas saqueadas de gas natural y recursos energéticos, además de los lugares estratégicos de Palestina.

La recepción del presidente sionista se produce a mientras sucede la actual guerra sionista contra el pueblo y la tierra en toda la Palestina ocupada, desde el río hasta el mar: la política de matanza, asedio e inanición contra nuestro pueblo en la Franja de Gaza, la judaización de Jerusalén, la violación de los lugares sagrados musulmanes y cristianos, y la expansión de los asentamientos coloniales en el Naqab y la Cisjordania ocupada. La medida revela una vez más la verdadera cara del régimen de Recep Tayyip Erdogan, que busca lograr los intereses de la clase dominante en Turquía mediante la expansión de un papel conjunto sionista y turco en Europa y la región, especialmente en el mercado energético. Vemos la recepción de los símbolos de la entidad sionista como una puñalada envenenada en el corazón de la resistencia de nuestros pueblos, y una vileza y traición a los sacrificios de los mártires y heridos de los pueblos palestino y turco.

Nosotros, en el Movimiento Ruta Revolucionaria Alternativa Palestina, constatamos una vez más que sólo podemos apoyarnos en los pueblos de la región y en sus fuerzas revolucionarias combativas, que con su lucha y unidad, plantean una alternativa revolucionaria y humanitaria de relaciones basadas en la justicia, la fraternidad, la solidaridad y la independencia nacional, para proteger las riquezas y los recursos de nuestros pueblos y preservar sus derechos, su dignidad y su soberanía popular.

 

Por ello, llamamos a fortalecer las relaciones de lucha entre los pueblos de la región para construir nuestra alianza popular, en el marco del campo de resistencia, para enfrentar la normalización, el colonialismo, el imperialismo y las políticas de la hegemonía estadounidense-sionista, una alternativa contra el saqueo de nuestras riquezas y recursos nacionales en Palestina y en toda la región. También llamamos a la más amplia campaña de boicot al ilegítimo proyecto colonial sionista de asentamientos, y confiamos en que las políticas del régimen de Erdogan sólo encontrarán el más amplio rechazo y condena popular de todas las fuerzas y movimientos activos, luchadores y libres del mundo.

 

Compartir
Twittear
WhatsApp
Telegram
Compartir
Email
Print
Buffer